Skip to content
Autor: Juan Ramírez - Ejecutivo de Cuentas en Tractio Risk

Trabajar desde casa ha pasado en poco tiempo de ser una opción minoritaria a convertirse en algo habitual. Las medidas adoptadas a raíz de la pandemia, junto con la transformación digital de muchos negocios gracias a Internet, han hecho que un 34% de los profesionales españoles trabajen actualmente desde sus casas, frente al 5% que lo hacían en 2019, según estimaciones aproximadas de los expertos

Podemos decir sin miedo a equivocarnos que la nueva normalidad ha llegado para quedarse, aunque en opinión de los expertos el modelo de trabajo que se impondrá en el futuro será mixto, presencial y telemático. Así, “lo ideal es que el teletrabajo se combine con cierta presencialidad, porque eso va a permitir el contacto social generador de mayor implicación y compromiso con la organización y con las personas”

La pandemia ha creado situaciones de teletrabajo habitual que las empresas han ido resolviendo sobre la marcha: quién paga los gastos de la energía o los gastos de adaptar el mobiliario a las condiciones de seguridad en el trabajo si uno trabaja desde su casa; cómo controlar la seguridad de los empleados y de los datos que manejaban; cómo incluir dentro del seguro de la oficina los equipos informáticos que al salir de la misma dejaban de tener cobertura, etc. Para resolver estos nuevos problemas, las empresas han tenido que hablar con su mediador y ampliar las garantías contratadas en el domicilio de sus empleados.

Mayor problema está generando la implantación de las medidas necesarias para que la seguridad de la información en el teletrabajo sea equivalente a las de la oficina, y la evaluación de esos riesgos. La normativa declara expresamente que “cuando los datos personales se almacenen en dispositivos portátiles o se traten fuera de los locales del responsable del fichero o tratamiento, será preciso que exista una autorización previa del responsable del fichero o tratamiento, y en todo caso deberá garantizarse el nivel de seguridad correspondiente al tipo de fichero tratado”. Las empresas que tengan contratada una póliza de ciber riesgo para dar cobertura a estos siniestros, tendrán que revisar los cuestionarios en que se basó la emisión de las pólizas, para que las aseguradoras evalúen a su vez la nueva situación, sobre todo las medidas adoptadas por el asegurado para evitar el riesgo de fuga de datos en casa de los empleados.

Por su parte, los empleados tendrán que revisar los condicionados de las pólizas de hogar que tengan contratadas, ya que es muy posible que no incluyen los bienes destinados a ejercer una actividad profesional y que además no son de nuestra propiedad, sobre todo en las pólizas antiguas. Es un buen momento para revisar las garantías y capitales asegurados.

El teletrabajo exige extremar las precauciones en el uso de los ordenadores, como evitar cualquier wifi abierto, revisar las pólizas de seguro que tenemos contratadas y minimizar el riesgo de posibles siniestros por robo, incendio o agua.

¿Necesitas más información? Consulta nuestra web y en todo caso contacta con Tractio Risk y te propondremos las soluciones aseguradoras que el mercado ofrece.

** Tractio no se responsabiliza de los errores u omisiones de los que pudiera adolecer el contenido de la información y opiniones expuestas, ni puede servir, en ningún caso, de sustituto del asesoramiento profesional correspondiente.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *