Durante las fechas veraniegas la vivienda habitual queda expuesta a riesgos de robos, inundaciones o averías en aparatos eléctricos. Según el Consejo General de Mediadores, una vez que contratan un seguro de hogar, el 98% de los usuarios no vuelve a leer las coberturas hasta que se produce un siniestro. Por eso, antes de salir de vacaciones es recomendable revisar estos cinco puntos y comprobar que se tienen las coberturas necesarias:

• Robo: Los seguros de hogar diferencian entre hurto (los ladrones entran sin aplicar la fuerza) y robo (forzando un punto de acceso): es importante tener clara esta diferencia para saber hasta dónde nos cubre la póliza. Los mediadores recomiendan comprobar que las ventanas estén cerradas y la puerta principal totalmente bloqueada. Es igual de importante tener acreditado, mediante fotografías, facturas o documentos, los objetos de valor que se quedan en la vivienda. Si tiene una vivienda unifamiliar con garaje, los vehículos pueden incluirse en el seguro de hogar mediante la contratación de una garantía opcional; en cambio, en los seguros comunitarios no son considerados parte del contenido y, salvo excepciones, no estarán cubiertos. Los objetos guardados en el trastero sí están cubiertos, pero siempre y cuando sólo pueda tener el acceso el propietario por medio de una llave.

• Inundaciones: Los daños sufridos por averías o rotura de tuberías están cubiertos por el seguro del hogar; no obstante, los mediadores aconsejan cerrar todos los grifos y llaves de paso antes de salir de vacaciones, una costumbre que en los últimos años se ha ido relajando.

• Cortes de luz y daños en aparatos eléctricos: Los cortes de luz momentáneos son frecuentes en verano, y afectan especialmente a electrodomésticos, como el frigorífico. Aunque la mayoría de pólizas cubren este tipo de daños, no todas lo contemplan, sobre todo si la compañía suministradora no certifica el corte de servicio, por lo que es recomendable revisar nuestro seguro. Algunas entidades incluyen además el abono de los daños producidos por la pérdida de alimentos refrigerados.

• Incendio: Los seguros de hogar cubren incendios que se producen de forma accidental. Sin embargo, no se hacen cargo de aquellos que se producen por mala fe o negligencia del asegurado. Por ello, los mediadores recomiendan apagar el diferencial, o en su defecto, todos los enchufes que no son imprescindibles, y cerrar la llave de paso del gas. Además, los objetos de valor especial como joyas, obras de arte o dinero en efectivo sólo están incluidos si se ha declarado previamente y están debidamente identificados.

• Fenómenos atmosféricos: La mayoría de los seguros de hogar contemplan destrozos causados por lluvias, viento, etc. Sin embargo, cuando el daño se produce por un factor catalogado como “extraordinario”, como es el caso de una inundación por tromba de agua o de un terremoto, las indemnizaciones las asumirá el Consorcio de Compensación de Seguros, pero sólo si se dispone de una póliza de hogar en vigor: de ahí la importancia de revisar la fecha de vencimiento.

Las coberturas que no están contratadas en el seguro no pueden ser añadidas a posteriori, de ahí la importancia de revisarlas antes salir de viaje y, ante cualquier duda, buscar asesoramiento.

** fuente: https://mediadores.info

** Tractio no se responsabiliza de los errores u omisiones de los que pudiera adolecer el contenido de la información y opiniones expuestas, ni puede servir, en ningún caso, de sustituto del asesoramiento profesional correspondiente.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *