¡Nos vamos de vacaciones!

¡Nos vamos de vacaciones!

La gran “escapada” se acerca, en Agosto las carreteras se llenan de vehículos y nuestras casas se quedan “solas “, es por ello que te invitamos a que leas las siguientes recomendaciones  que te pueden servir para no tener sobresaltos durante tus vacaciones.

– En carretera recuerde estos consejos:

1.- Respetar siempre los límites de velocidad.

2.- Haga uso de los cinturones de seguridad; Ponga atención en la posición de los niños (siempre en la parte de atrás) y con la sujeción adecuada.

3.- No use el Móvil, ya que además de estar prohibido es  una de las causas más habituales de los accidentes.

4.- No conduzca si se encuentra cansado, y descanse cada dos horas.

5.- Evite las comidas fuertes y el alcohol como bebida.

6.- Revise su vehículo antes de salir, poniendo especial atención en estado de las ruedas, frenos y luces.

7.- Si tiene que parar, hágalo en zonas seguras,  que no entorpezcan la circulación, y si es en carreteras señale la parada con los triángulos.

8.- Tenga a mano los chalecos reflectántes.

9 .- Consulte las indicaciones de la DGT sobre situación de las carreteras.

Y si tiene un percance siga estos consejos :

  • Cumplimente con el otro vehículo lo más posible la “declaración amistosa”
  • Identifique vehículo implicado, conductor, compañía aseguradora.
  • Situé lo más preciso posible el lugar y hora del incidente.
  • Identifique las circunstancias según definiciones nº 12 de la declaración amistosa.
  • Describa el accidente en un croquis.
  • Firme usted y el conductor del vehículo implicado el parte.
  • Saque fotos del incidente.
  • Si puede tome el nombre de los testigos y sus teléfonos.
  • En el supuesto de que el otro vehículo o persona implicada no este conforme, llame a un agente y que levante atestado.
  • Lleve anotado el número de póliza y numero de ASISTENCIA en carretera.(*)

(*) En la página web de TRACTIO (www.tractio.es) puede localizar los teléfonos.

 

 

 

 

 

 

Y sobre su  domicilio compruebe antes de cerrar la puerta e irse de vacaciones:

  • Que no queda ningún grifo abierto:cerrar la llave general es la mejor opción, tanto por los goteos y las fugas que pueda haber en las instalaciones sanitarias, como por los cambios repentinos de presión, capaces de dañar la resistencia de los grifos y las cañerías.
  • Compruebe el Gas: al igual que sucede con el agua, conviene cerrar la llave general o apagar la caldera..
  • Comprobar que no queda ninguna Luz encendida: lo más fiable es cerrar la llave general, aunque eso impedirá que funcionen ciertos dispositivos, como los timbres, los teléfonos y los contestadores . Una  solución, además de una medida de seguridad aplicable en todos los casos, es desenchufar los electrodomésticos y las lámparas, excepto los aparatos que se quieran dejar en funcionamiento: así se evitarán daños por picos de tensión. Conviene vaciar, limpiar y desconectar la nevera, ya que un corte de luz prolongado puede estropear los alimentos, causar malos olores y atraer insectos al hogar.
  • Objetos sueltos: En las viviendas con jardín, balcón o terraza, hay que vigilar que no queden macetas sin sujeción, toldos desplegados o mobiliario ligero suelto, ya que una ráfaga fuerte de viento podría desplazarlos de su sitio y causar estropicios serios.
  • La basura: También es usual olvidarse de la basura, en especial, de los envases plásticos que en apariencia no suponen un problema, pero que conservan restos orgánicos. Todos estos elementos, además de descomponerse, son fuente de alimento para insectos, roedores y cucarachas. Conviene, además de revisar estas cuestiones puntuales, hacer una limpieza a fondo en el hogar y aprovechar que no habrá nadie en casa para aplicar insecticidas.
  • Los robos:

La primera regla es muy simple: Verificar que todas las vías de acceso a la vivienda están cerradas con candados, llaves y cerrojos que no quede alguna puerta, ventana o tragaluz sin cerrar. Los elementos de seguridad, como las cerraduras, las rejas y las alarmas, disuaden a los ladrones, pero no son las únicas barreras. Tan desalentador como un inmueble protegido es una vivienda donde hay gente o, al menos, donde parece haberla. Una serie de trucos útiles se relacionan con las apariencias y la información que se aporta.

La segunda es no aparentar deshabituación:  No cerrar del todo las ventanas; dejar las llaves del buzón a un vecino para que no se acumule correspondencia. Otra opción es dejar las llaves de casa a alguien de confianza para que acuda de forma periódica. La tecnología es una gran aliada. Además de los enchufes programables, se puede solicitar a la compañía de teléfonos que desvíe a un móvil las llamadas entrantes al fijo de casa. De ese modo, cualquier persona que llame desconocerá que la vivienda está vacía.

Y la tercera es no publicitar a gritos que nos vamos: Que lo sepan los que nos interesan que los sepan; Cuidado con lo que publicamos en las Redes Sociales.

 

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *