Según el Real Decreto del 20 de febrero 2015, los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, llamados RAEE, son los aparatos en desuso que utilizan baterías o necesitan corriente eléctrica para funcionar. Como bien dice este mismo decreto, el fabricante del aparato es quien debe financiar la gestión de estos residuos.

Se debe poner especial atención en el reciclaje de este tipo de residuos, ya que, son los que están creciendo con mayor intensidad durante los últimos años y sus componentes tienen un gran poder de contaminación. En España cada año se tiran 20 millones de teléfonos, que supone un total de 2.000 toneladas de residuos. En definitiva, la correcta gestión de los residuos electrónicos podría evitar la contaminación de nuestro entorno en gran medida y reutilizar los componentes en la fabricación de nuevos aparatos, fomentando así el modelo de economía circular.

En la actualidad, muchos de los RAEE son enviados a países en vías de desarrollo, pero lo más recomendable es gestionar este tipo de residuos dentro de las fronteras de la Unión Europea. Por ello, la UE ha presentado su nuevo Plan de Acción para la Economía Circular. En este plan los desechos tienen un papel clave, ya que se busca que los residuos pasen a ser nuevos recursos.

Los residuos electrónicos son reconocidos como un recurso gracias a su potencial de recuperación de materiales valiosos. Algunos materiales, se usan ampliamente en la electrónica moderna, pero su disponibilidad en la naturaleza es escasa. Por ello, estos residuos tienen un gran valor. A pesar de estos datos, solo el 15% de los residuos electrónicos se reciclan por completo, algo que tiene que cambiar cuanto antes.

La Unión Europea ha presentado su nuevo Plan de Acción para la Economía Circular. Uno de sus principales objetivos es que los productos fabricados duren más y sean fácilmente reutilizables a partir de su reparación o reciclado. Se busca así un modelo de producción sostenible donde los residuos pasen a ser nuevos recursos.
Si queremos un modelo de producción sostenible, como el que propone la economía circular, es fundamental controlar el camino que sigue este proceso

Dentro de este marco, Fundación CEOE, Ecotic, Ambilamp, Ecoasimelec, Ecofimática, Ecolec, Ecolum, y ERP España se han aliado para realizar una recogida selectiva de ordenadores y tabletas a nivel estatal entre el tejido empresarial con fines solidarios. Los dispositivos reacondicionados se entregarán a las entidades sociales colaboradoras de Fundación CEOE que lo soliciten, que serán las encargadas de distribuirlos.

Con esta acción se buscan dos objetivos: la reducción de la huella de carbono y la distribución los aparatos reacondicionados entre las ONG. Así, desde la responsabilidad social de las empresas se impulsa la economía circular y se alinea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas.

Con esta amplia alianza de entidades que se unen para impulsar esta campaña de Digitalización Sostenible, se pretende implicar al tejido empresarial de todo el Estado realizando una recogida selectiva de dispositivos electrónicos en los centros de trabajo con una finalidad solidaria: reducir la brecha digital para contribuir al fomento del acceso universal a la tecnología

El objetivo principal de la campaña es dar una segunda vida a los residuos de ordenadores y tabletas aportados por las empresas, así como vehicular las donaciones de equipos nuevos que estén en disposición de hacer, a fin de ayudar a personas con dificultades de acceso a la tecnología, y reducir a su vez la generación de residuos para proteger el medio ambiente.

Para ello, los ordenadores y tabletas recogidos se reacondicionarán y se entregarán a centros educativos y de formación, a menores y personas en riesgo de exclusión, a residencias de personas mayores, y a otras personas y colectivos que los necesiten.

La Fundación CEOE enmarca la campaña Digitalización Sostenible dentro de su proyecto «Empresas que ayudan», que tiene como objetivo coordinar iniciativas solidarias para contribuir a hacer frente a la crisis provocada por la Covid-19. Las donaciones de los dispositivos reacondicionados se vehicularán a través de las ONG con las que colabora habitualmente la Fundación de la patronal española, que otorgarán a las empresas participantes que lo soliciten un certificado de donación acreditando los equipos entregados.

Con esta acción, las entidades impulsoras y colaboradoras quieren contribuir de manera efectiva a reducir la brecha digital, favorecer el desarrollo de la economía circular a través de la recogida y reacondicionamiento de los dispositivos o de su adecuado reciclaje cuando no resulte viable, fomentar el acceso universal a la tecnología y contribuir a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) incluidos en la Agenda 2030 de las Naciones Unidas.

* Fuente: www.ceoe.es y www.reciclamas.eu

* Tractio no se responsabiliza de los errores u omisiones de los que pudiera adolecer el contenido de la información y opiniones expuestas, ni puede servir, en ningún caso, de sustituto del asesoramiento profesional correspondiente.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *