¿Cómo se asegura un satélite? Así se podría haber evitado perder los 200 millones del satélite español Ingenio 

¿Cómo se asegura un satélite? Así se podría haber evitado perder los 200 millones del satélite español Ingenio 

Desde un pequeño ciclomotor a una casa, prácticamente cualquier bien preciado puede estar bajo la protección de una póliza de seguros. Un hecho que no se ha aplicado al satélite Ingenio, uno de los proyectos espaciales más ambiciosos creado en España que sufrió un lanzamiento fallido a bordo de un cohete francés de la compañía Arianespace. En una rueda de prensa celebrada la misma tarde después de la destrucción, se anunció que el lanzamiento carecía de cualquier tipo de seguro que pudiera cubrir esta situación u otras derivadas del funcionamiento ya que no es obligatorio. Un lanzamiento que ha supuesto a las arcas españolas un desembolso de 200 millones de euros y 8 años de trabajo de 10 empresas dentro del país. El que prometía ser el satélite más avanzado de España, terminó estrellado cerca de donde estaba previsto el aterrizaje de la etapa Zefiro 9, una de las encargadas de impulsar al aparato. “El lanzador [con el satélite Ingenio a bordo] cayó en una zona completamente deshabitada”, según recoge la Agencia Espacial Europea. Esto nos pone tras la pista de la segunda derivada del asunto. ¿Qué hubiera pasado si el cohete, habiéndose desviado de la trayectoria, llega a impactar en una zona poblada causando daños humanos y materiales? Algo que podría haber ocurrido si la desviación hubiese sido más acusada o hubiera ocurrido en otro momento del despegue. Asegurar un satélite El lanzamiento de satélites implica un riesgo más o menos importante debido a la ingente cantidad de factores que pueden alterar la misión y arruinarla. Es por ello por lo que las aseguradoras contemplan esta situación y ofrecen a las compañías la posibilidad de asegurar todo el viaje y la...
Los ciberdelincuentes te van a atacar y lo sabes 

Los ciberdelincuentes te van a atacar y lo sabes 

Con este provocador titulo se ha publicado por INESE un artículo que comienza así:  “Ministros hackeados, grandes compañías con graves incidentes de seguridad. Sólo hasta finales de julio, las empresas habían comunicado a la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) 847 brechas de seguridad que han afectado a datos personales, 201 notificaciones más que en el mismo periodo de 2019. Y aquí no se incluyen los dos a grandes grupos aseguradores de agosto y septiembre que fueron objeto de un ataque que supuso la paralización por varios días de la actividad y deterioro del servicio.” También nos parece interesante el INFORME que la aseguradora Hiscox ha publicado recientemente: “El fraude financiero online crece un 67% en el confinamiento: La Covid-19 ha tenido un impacto inmediato y continuado en los siniestros ciber entre abril y junio de 2020, periodo en el que la situación de confinamiento hizo crecer exponencialmente los ataques de ransomware y los pagos por fraude financiero. Estos últimos aumentaron un 67% en todo el mundo respecto a los primeros meses del año.” Así lo revelan los datos del departamento de siniestros de Hiscox en los mercados estadounidense, europeo y británico durante este periodo. En concreto, la aseguradora registró en el segundo trimestre del año una reducción del número de siniestros, pero se dispararon las frecuencias de los ataques.  Específicamente en el mercado europeo, en el que se incluye España, se registraron tres veces más siniestros por robos financieros que entre enero y marzo. El fraude por desvío de dinero fue la principal táctica empleada por los ciberdelincuentes, y la implantación del teletrabajo ha sido clave de ese aumento, provocando, por ejemplo, que el nuevo escenario no permitiera seguir...
“Navegando hacia lo desconocido”

“Navegando hacia lo desconocido”

Han pasado ya más de 8 meses desde que la Covid-19 llegó oficialmente a nuestra sociedad por el mes de marzo. Anteriormente, desde primeros de enero, las noticias que llegaban desde China no eran nada alentadoras con lo que aquí se denominaba una “nueva” gripe. Pues nada más lejos de la realidad, esa nueva gripe pasó a ser lo que nadie podría prever y es que nuestra vida daría un cambio radical con una de las pandemias más devastadoras que se recuerdan en la era moderna. El sector del transporte de mercancías es uno de los que ha tirado de la economía en este periodo tan complicado, un país en el que el peso del turismo en su PIB es 3 veces superior a la media de los países de la CEOE, previsiblemente estaba abocado a una recuperación mucho más lenta, aun así los datos del tercer trimestre indican un repunte histórico en la recuperación del PIB, los datos que nos llegaban desde una fuente oficial como es #Valenciaport era de un récord histórico de movimiento de contenedores en el mes de Septiembre en el puerto de Valencia siguiendo una tendencia alcista desde Agosto, lo que constata una importante reactivación de la actividad comercial española. Lo que en los primeros meses pasó a ser una necesidad vital con un frenesí imparable de operaciones para el acopio de material sanitario desde China, ha pasado a tener un peso menos importante ya que muchas empresas continentales y nacionales han sabido adaptarse a la situación y producir bienes que antes siempre habían sido importados. Uno de los indicadores más relevantes de crecimiento...
EL “HECHO DE LA CIRCULACIÓN”, AMPLIACIÓN DEL CONCEPTO.

EL “HECHO DE LA CIRCULACIÓN”, AMPLIACIÓN DEL CONCEPTO.

Auto del Tribunal de Justicia de la U.E., de 11 de diciembre de 2019 El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (en adelante TJUE), vuelve a hacer una interpretación extensiva del concepto “circulación de vehículos” afectando a la interpretación de lo que debe entenderse “hecho de la circulación” según el ordenamiento jurídico español. El Auto del TJUE, de 11 de diciembre de 2019, se refiere a los siguientes antecedentes de hecho: Una señora sufre una caída en un garaje particular por encontrarse el suelo manchado con el aceite que perdía un vehículo aparcado en ese mismo garaje. Dicha señora, sufre lesiones, y entiende que ha sufrido un accidente de circulación, por lo que reclama judicialmente los daños y perjuicios contra la propietaria del vehículo y la compañía del seguro obligatorio del mismo. Estimada la reclamación en primera instancia, se recurre en apelación por la aseguradora del vehículo y su propietaria. Ante lo cual, el tribunal que debe resolver el recurso plantea una cuestión prejudicial al TJUE, a fin de aclarar si la situación presente, puede considerarse un «hecho de la circulación», y por lo tanto quedar comprendida en la obligación de aseguramiento de los vehículos de motor. El TJUE ha precisado que, en la medida en que los vehículos automóviles están destinados a un uso habitual como medios de transporte, está incluida en el concepto de “circulación de vehículos” toda utilización de un vehículo como medio de transporte. Sin olvidar que el estacionamiento y el período de inmovilización del vehículo forman parte integrante de su utilización como medio de transporte. Además, según reiterada jurisprudencia del TJUE, la utilización...