Te guste o no, si tienes un vehículo a motor, tienes que tener un seguro.

Te guste o no, si tienes un vehículo a motor, tienes que tener un seguro.

No en pocas ocasiones nos han comentado clientes y amigos, que como el vehículo que tienen no lo utilizan (por estar fuera del lugar de residencia, porque lo dejan para un hijo cuando saque el carnet de conducir… etc.), lo “tienen sin seguro “y que ya lo harán cuando lo utilicen.   Es un ERROR hacer esto, ya que en primer lugar la legislación “obliga a todo vehículo matriculado” tener un seguro de responsabilidad. Lo que conocemos como el “seguro obligatorio”. No hacerlo puede llevar para el titular a una sanción administrativa. Más importante que la propia sanción, son las repercusiones que para el propietario del vehículo le pueda ocasionar si con el mismo ocasiona daños a un tercero. Esta postura, la obligación de asegurar, viene reforzada por una sentencia del TRIBUNAL DE JUSTICIA DE LA UE (TUE); El cual  ha dictaminado que cualquier vehículo matriculado en la Unión Europea (UE) que cuente con permiso de circulación y, por tanto, sea apto para circular, debe estar cubierto por un seguro de responsabilidad civil aunque el propietario “no tenga intención de conducirlo y haya decidido estacionarlo (permanentemente) en un terreno privado”.     La sentencia también hace referencia a los casos de accidentes e insiste en que los organismos nacionales de indemnización tienen derecho a exigir responsabilidades, tanto al responsable o los responsables del accidente como a la persona que incumple la obligación de suscribir un seguro, aun cuando dicha persona no sea civilmente responsable del incidente en la carretera. El tribunal menciona la normativa europea relativa al seguro de responsabilidad civil del automóvil, la cual exige la suscripción de...